Roberto Carlos, “Brincos Dieras”: de limpiavidrios a payaso número uno en Latinoamérica

“Por error me hice payaso, y la clave es que yo me iba a divertir a cualquier lugar, y de ahí sigo haciendo lo que más amo”. 

Roberto Carlos, mejor conocido como el payaso “Brincos Dieras”, se presentará, por primera vez, en la ciudad de San Luis Potosí, con uno de los shows más divertidos para adultos y adolescentes.

Originario de Monterrey, Nuevo León; promete dar una noche inolvidable, este próximo 28 de febrero en el Teatro Alameda.

Su primer nombre como payaso, fue “Tongorito”, y fue al interior de una iglesia cuando por primera vez decidió pintarse, ponerse una peluca y un traje de colores. Él mismo afirma que Dios le dio la patada de la buena suerte y que, a partir de ahí, su destino ya estaba escrito.

Ya con la peluca ensamblada y pintada la cara, acostumbraba meterse a fiestas sin ser invitado y sin recibir un solo pago, en las cuales animaba y alegraba el ambiente desde el cumpleaños de una ama de casa, hasta en las bodas la víbora de la mar.

Afirma que nadie lo enseñó a ser payaso, ni siquiera a pintarse, mucho menos a cómo entrar en una rutina de improvisación ante el público.

Otro dato interesante de su carrera como comediante, es que antes de ser conocido como “Brincos Dieras”, su nombre inicial era “Brinco Dieras en el Día y Ganas tienes en la Noche”.