(VIDEO) Intentan secuestrar a ciudadano americano en SLP; Fiscalía podría ser cómplice de delincuentes, denuncian

Esta mañana, una mujer denunció haber sufrido un atentado contra su esposo el pasado domingo, donde cuatro sujetos intentaron secuestrarlo y aunque ella misma pudo rescatarlo, las autoridades de la Fiscalía actúan de manera omisa, para dejar en libertad a dos de los presuntos, que fueron capturados horas después del ataque.

 En rueda de prensa, detalló que hace una semana, su esposo y ella viajaban en su vehículo -venían de comprar cena-, cuando un auto se les emparejó y cuatro hombres se le fueron a su marido, sometiéndolo y llevándoselo contra su voluntad en ese mismo automóvil. De manera valiente, explica, ella tomó el control del auto de su esposo y siguió a los delincuentes, tanto que pudo rescatarlo al chocarles la unidad en un camino de difícil acceso. Su marido pudo zafarse de la privación de la libertad y gracias al apoyo de una persona, pudieron acudir a un Hospital para su revisión médica.

La mujer señala que de los hechos, dos sujetos fueron capturados como presuntos responsables del secuestro, uno de ellos fue hospitalizado.

Indica que el ministerio público ha actuado en contubernio con los detenidos, pues un día después de su captura, a uno de ellos se le armó audiencia en donde no se le culpa del delito de intento de secuestro, portación de armas ni tentativa de homicidio, sino que los delitos determinados fueron por lesiones. Al otro detenido, lo dejaron en libertad.

De acuerdo a lo ocurrido, la mujer asegura que podría haber complicidad entre los delincuentes y la propia Fiscalía General del Estado, por la actuación débil para atender su caso.

También, afirma, que el director de la Policía de Investigación, se ha tratado de burlar de ella, cuando le dice que es increíble que ella sola haya podido rescatar a la víctima de cuatro sujetos armados.

“Quiero saber qué está pasando con las autoridades”, afirmó, al mismo tiempo de hacer responsables al director de la Ministerial, de cualquier daño físico o patrimonial que pudieran sufrir sus hijos y ella, ya que desde ese momento, no pueden salir a la calles, viven con miedo y han tenido que abandonar su domicilio por temor a sufrir algún atentado.