Candidato de Antorcha a alcaldía de Mexquitic, transgrede protección de menores de edad en campaña política

Aunque está prohibido dentro de los lineamientos electorales aprobados del Consejo Nacional del INE, el candidato del PRI y de Antorcha a la presidencia municipal de Mexquitic de Carmona, Miguel Romero Baltazar, utiliza a niños menores de edad con el fin de sacar tajada y conmover dentro de su campaña política, violando, así, la Ley Electoral vigente, de manera irresponsable.

En sus actos proselitistas, ha sido posible confirmar la presencia de niños y niñas menores de 12 y de 18 años de edad, que son utilizados de manera directa y vil, para promover el voto a su favor, lo cual está perfectamente prohibido por el INE, luego de que del consenso para modificar lineamientos con el propósito de proteger los “derechos de niñas, niños y adolescentes en la aparición de propaganda político-electoral”, y que en caso de contraponerse deberá ser sancionada por las autoridades electorales.

Tanto en sus redes sociales, como en los eventos que está llevando a cabo el candidato del PRI y de la organización de Antorcha, los niños son incluso obligados, posiblemente, a cargar pesadas letras que forman el nombre de “ROMERO”, apellido del exfuncionario municipal y allegado al actual edil, Rafael Pérez Rojas.

Son también los niños manipulados para que griten, “ambienten” y toquen puertas de la ciudadanía para invitarlos a presenciar actos de promoción del candidato priista o entreguen volantes propagandísticos.

Seguramente, esta situación deriva del desconocimiento legal del equipo de campaña de Miguel Romero Baltazar, ante las nuevas disposiciones que deben prevalecer en el desarrollo del proceso electoral 2021, lo que le acarrearía graves sanciones y señalamientos por transgredir la protección de la identidad de los niños.

De acuerdo a lo emitido por el CN del INE, existe aparición directa de niñas, niños y adolescentes en propaganda político-electoral, “cuando un acto de campaña, es animado por un grupo musical, en el que uno o varios de sus integrantes son niñas, niños y/o adolescentes”; “cuando un sujeto obligado organiza una valla humana al inicio o al finalizar un acto proselitista de campaña y la cámara que va acompañando a la candidata o candidato que arriba o se retira, capta niñas, niños y/o adolescentes que están esperando para saludar o
despedirse” o  “cuando la o las niñas, niños y/o adolescentes forman parte de la escenografía de la propaganda electoral o del evento proselitista electoral”. Aspectos que son evidenciados en los actos del priista.

También se menciona que la aparición de niñas, niños y adolescentes en redes sociales de los candidatos, exponen la integridad de los menores, puesto que el riesgo de que sus rostros e identidad puedan caer en situaciones que atenten contra su seguridad son latentes.

Se espera que las autoridades electorales locales, pongan especial atención en el desarrollo de la campaña política de este candidato, quien no por hacer campaña en comunidades aledañas o vulnerables, esté exento del respeto a las Leyes y disposiciones legales para proteger a a niñez potosina.