¡Sin vergüenza! director del INPODE, Edmundo Ríos, exige pases VIP para entrara al Teatro del Pueblo… ¿y el deporte?

Aunque por el deporte en San Luis Potosí no ha hecho nada, el flamante director del Instituto Potosino de la Juventud, Edmundo Ríos Jáuregui, ya se anda sirviendo de todas las mieles que puede otorgar ser funcionario del Gobierno del Estado, pues para los conciertos del Teatro del Pueblo en la Feria Nacional Potosina exigió 20 entradas VIP para cada día.

El exfutbolista, que fue rescatado por el gobernador Gallardo para revivir en el ámbito deportivo, llegó envalentonado para exigir al patronato 20 accesos VIP para repartir entre exnovias, novias, amantes, amigos, y examantes y ponerse hasta las chanclas de alcohol, como suele hacer en sus reuniones.

Aunque el acceso es gratuito y hay que llegar, únicamente, temprano para tener un buen lugar en el Teatro del Pueblo, el funcionario resultó ser fifi y no desea juntarse con la clase media potosina, porque a pesar de su sueldazo y de no lograr posicionar al Estado en el tema deportivo a largos 9 meses, se siente que no merece compartir el espacio con las familias comunes.

Es lamentable la actitud del funcionario, pues en lugar de dedicarse de lleno  impulsar a los deportistas jóvenes y potosinos para que compitan y se preparen mejor, se la vive empecinado en ser político de oficina, lejos de la realidad y de las necesidades deportivas más clamadas por la sociedad.

Este comportamiento parece no tener fin, talvez porque el Gobernador no lo sabe o porque se le ha vendido muy bien, engañándolo de que el deporte va viento en popa y que los resultados son buenos, aunque solo sea de palabra, porque la realidad es otra cosa.

Aunque ha tenido varias oportunidades para demostrar su capacidad  y apoyar verdaderamente a los potosinos, las ha hechado a perder y ha dejado ir los momentos clave para sacar adelante este rubro.  Ni siquiera el deporte tendrá un digno lugar en la edición 2022 de la FENAPO, porque a pesar de la oportunidad, no le interesó a Edmundo Ríos.

Notas del mes