En la comunidad de Capulines, los niños ya volvieron a clases presenciales, con protocolo seguro

En la comunidad de Capulines, en los limites de la Capital potosina, el regreso a clases presenciales para niños de educación básica se hizo realidad, gracias al Programa Virus, el cual apoyado por autoridades educativas, puedo llevar a cabo un regreso piloto en la escuela primaria Valentín Gómez Farías.

Este programa impulsado por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, se encargó de analizar, recrear y perfeccionar las medidas sanitarias y protocolo de salud, para permitir clases presenciales a grupos de 8 alumnos, como máximo.

Las clases, que iniciaron el día de ayer, fueron limitadas a media jornada escolar y con presentación de materias hibridas.

El proyecto consistió en la capacitación de maestros, padres de familia y estudiantes, donde se les explicó cómo sería el regreso a clases seguro, el cual se espera pueda ser reproducido en el resto de sistemas de educación, para demostrar que si se puede generar las condiciones necesarias y correctas para retornar a las clases presenciales.

Desde meses atrás, la comunidad de Capulines fue monitoreada, asegurándose que en los últimos días no hubiera ninguna persona infectada de COVID-19, lo cual motivó a que se eligiera esta escuela para llevar a cabo este proyecto, mismo que contó con la revisión del Comité de Bioética de Salud.

Se informó que los niños estaban contentos de volver a pisar su escuela, de convivir con sana distancia con sus compañeros y volver  a ver a sus profesores.