Empleados de pastelerías Chaires, denuncian trabajar en deplorables e insanas condiciones

A través de denuncias anónimas, trabajadores de Pastelerías Chaires, han vuelto a alzar la voz y piden trabajar en condiciones dignas, sanas, limpias y con salarios justos, en las diversas sucursales.

Anteriormente, empleados de algunas sucursales ya habían denunciado estar desarrollando sus funciones en medio de deficiencias laborales, además de ser humillados por sus jefes inmediatos quienes no les permitían lapsos de descanso necesarios ni tiempo para poder comer sus alimentos.

Ahora, es en la sucursal Chaires de Soledad, propiedad del empresario Miguel Maya, específicamente la que se ubica en la carretera 57 en la entrada a la calle Hidalgo, donde comenzaron a denunciar la serie de irregularidades a las que son sometidos, nuevamente.

Estos trabajadores reclaman exceso de trabajo con sueldos míseros y espacios laborales que no les brindan seguridad social ni prestaciones laborales, por lo que están expuestos a sufrir algún accidente de trabajo y no poder ser atendidos de manera rápida y eficiente.

Subrayan que en el área de producción de pasteles, hay una lámina como techo que se está cayendo y es algo que a nadie de los directivos les importa, lo cual es un riesgo latente que podrá tener consecuencias fatales.

Expresan que, diariamente, tienen que laborar sin las medidas de protección personal ni de higiene ante la pandemia que ha crecido en el Estado.

Otra de las deficiencias que han registrado, es la falta de agua potable, elemento indispensable para la producción de sus productos y otras actividades de primera necesidad, esto, después de que personal de INTERAPAS acudiera a realizar el corte de la toma de agua, debido a la presunta falta de pago al organis.

Aunado a ello, jefes inmediatos han comenzado a amenazar a las diferentes áreas, para que no permitan el acceso de dependencias de gobierno como Protección Civil, Comercio, Ecología, Obras Públicas o cualquier otra persona ajena a la tienda, sea cual sea la razón.

Los empleados están hartos de ser víctimas de acoso, amenazas entre otras irregularidades, hacen un llamado a las autoridades para que metan en cintura a su dueño Miguel Maya que se jacta de tener muchas influencias, incluso hace poco cambio de razón social y se dio el lujo de dar de baja a todo el personal y no liquidarlos conforme a derecho.

Ninguno de los denunciantes accedió a proporcionar su identidad, por el temor a sufrir represalias.

Notas del mes

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.