Comerciantes agredidos por policías, ayer, se manifiestan en Plaza de Armas

Con casas de campaña, letreros y carteles con la leyendas de «Nava represor», «derecho a un trabajo digno» y No a la violencia contra mujeres embarazadas», alrededor de 20 comerciantes ambulantes, se manifiestan en el exterior de la puerta principal de Palacio Municipal de la Capital, por los hechos violentos de desalojo, sufridos por compañeros vendedores de parte de la policía municipal.

Como se recordara, ayer martes, circularon varios videos en los cuales oficiales de seguridad pública municipal, desalojaron a fuerza a varios comerciantes en la Plaza de El Carmen, como una indicación de la Unidad de Gestión del Centro Histórico y de la dirección de Comercio, a cargo de Rocío Zavala y Gabriel Andrade, respectivamente.

Una de las afectadas, manifestó que una de sus compañeras fue violentada aun estando embarazada, además de otras mujeres comerciantes que lo único que hacían era defender su espacio y fuente de trabajo.

Señaló que todos los vendedores en esta área cuentan con el permiso correspondiente de parte del Ayuntamiento capitalino, sin embargo, desde hace algunas semanas los han comenzado a hostigar para retirarlos y reubicarlos, a lo que han accedido, pero ayer «se llegó al extremo de quitarnos». Ante esto, señalaron que debe existir primero el dialogo, pues se les trató como si se tratasen de delincuentes.

Al respecto, mencionaron ser accesibles a dialogar y acordar la situación, pero hasta el momento no ha habido acercamiento con autoridades municipales, «no ha habido mesas de trabajo como ellos lo han dicho», señaló.

«Es nuestro espacio de trabajo, queremos segur trabajando ahí y tenemos permiso».

Informaron que ya presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) por los maltratos de parte de policías, de quien se supone debe resguárdalos, pero que ayer solo llegaron y comenzaron a quitarlos bruscamente, tumbando y tirando toda su mercancía.

Notas del mes

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.