Poco a poco, panistas abandonan a Xavier Nava; casi imposible, su candidatura a la gubernatura

Las cosas no pintan para nada bien en favor de Xavier Nava Palacios, alcalde con licencia de la Capital potosina, y es que a menos de un mes de que se defina al candidato de la coalición PRI-PAN-PRD-CP a la Gubernatura, Nava se posiciona en el último lugar de las encuestas entre la militancia, lo que podría obligarlo a romper el pacto “Sí por San Luis” e irse al PRD solo.

De acuerdo a información fidedigna entre los militantes panistas, es Octavio Pedroza quien se posiciona en el primer lugar de las preferencias, seguido de Marco Gama, después Sonia Mendoza y por último, Nava Palacios.

La mala percepción que se ha ganado a pulso, el nieto del Doctor Salvador Nava, se ha encargado de que lideres del panismo potosino, muestren su respaldo a Octavio Pedroza -un blanquiazul genuino- aunado a la mala gestión que llevó en dos años al frente del Ayuntamiento capitalino, donde las manifestaciones y desacuerdos, fueron el pan de cada día, durante el tiempo que estuvo encabezando.

Y a pesar de que mantiene una estructura política activa en algunas colonias de la ciudad, Nava Palacios la tiene complicada, pues encararse a figuras natas del panismo, no es cualquier cosa, más cuando él no se define, ni azul, ni amarillo, ni rojo.

Así, es como Nava se esta quedando solo, los panistas inteligentes saben que, en definitiva, no es la mejor opción y un ejemplo de ello, fue el anuncio de un grupo azul que iluminó más el camino de Octavio Pedroza. La regidora Karina Benavides Ávila, el regidor Jaime Uriel Waldo Luna, los diputados locales Ricardo Villarreal Loo y José Antonio Zapata Meraz; además del síndico Víctor Saldaña, se destaparon a favor de Pedroza, este fin de semana.

La noticia, obvio, intrigó y molestó al equipo navista, que de inmediato quiso desacreditar el trabajo e imagen de Octavio, pues rápidamente comenzaron a circular un video de un encuentro entre el precandidato blanquiazul con el precandidato del Verde, Ricardo Gallardo Cardona, acusándolos a ambos, de presuntos pactos políticos dañinos para los potosinos. No obstante, de ahí no pasó.

Lo último que le quedaría a la ambición de Nava Palacios, para quedar en la memoria como, al menos, un candidato a la gubernatura, sería convencer liderazgos perredistas y ser anunciado como el candidato amarillo, provocando un caos político interno entre los tres institutos involucrados: PRI, PAN, PRD y sus militantes, y simpatizantes.

Se dice que en la desesperación de Nava Palacios, está buscando tumbar la elección interna desde la dirigencia nacional, pero eso sólo ocurriría si para esas fechas las condiciones epidemiológicas en San Luis Potosí, se tornan rojas.

Le quedan pocos días a Nava, para convencer al panismo local, de que es la opción que San Luis necesita, pero ni el más enternecedor discurso, quita las portadas diarias en los periódicos de la delincuencia, de los homicidios, de las quejas ciudadanas, de la falta de servicios y más problemáticas en calles de la Capital.