OPINIÓN. Prohibición de la pirotecnia, el reclamo social de los últimos años

Soledad de Graciano Sánchez, se convirtió, ayer, en el primer municipio de la Entidad potosina en prohibir la venta y distribución de pirotecnia, luego de que en el país ese reclamo y petición ciudadana ha marcado la agenda política y social, de los últimos años. Esta medida entraría en vigor el próximo año 2020. 

En medios locales potosinos, la reacción de las personas fue notablemente positiva a la noticia, pues han sido diversos sectores, principalmente agrupaciones civiles animalistas, quienes piden el cese de la quema de juegos pirotécnicos luego de que se afirma que los perros tienen el sentido del oído cuatro veces más sensibles que el del ser humano, lo que les provoca un martirio físico al escuchar los estruendos. Otra razón que ha sido justificada por estudiosos es el grado de contaminación que se provoca con la combustión de estos productos, sin embargo no es la más contundente. Incluso, se habla del malestar que provoca en menores que padecen autismo, pero esa situación solo podría ser confirmada por personas que convivan o se relacionen con pequeños en esta condición.

Aunado a estas razones, está la del peligro que representa para las personas y más para menores de edad, quienes tienen fácil acceso a la gama de pirotecnia, pues de acuerdo a reportes del Cuerpo de Bomberos, el 60% de accidentes en temporada navideña es a causa de pirotecnia y peor aun, en niños. Un dato alarmante.

En los últimos días, en México han sido varios gobiernos municipales que han dicho “no” a la pirotecnia, tal es el caso del municipio de Tijuana, en Baja California; Ajalpan, en Puebla y Tulancingo, en Hidalgo; todos con el argumento de garantizar la tranquilidad para el resto de la población, evitar riesgos a la integridad de las personas y la no contaminación. Señalan que más allá de que se considere una tradición para la temporada navideña o el sostén económico de muchas familias, se trata de apegarse a la legalidad y el legítimo derecho al bienestar social.

La venta de pirotecnia es una mal llamada tradición, que se viene arrastrando por décadas, para celebrar la temporada navideña, así como las fiestas patronales religiosas, por lo que representa un enorme nicho para miles de familias que se dedican a la producción, distribución y venta de estos artefactos. Sin duda habrá inconformidad por parte del gremio de comerciantes, pero eso será hasta el próximo año 2020, pues este se trabajará de manera normal.

En Soledad ocurrirá lo mismo; habrá quienes estén en contra de la decisión ya tomada, principalmente quienes se dedican al giro, sin embargo, las redes sociales dieron muestra de que son más los potosinos que apoyan la medida.

Por otro lado, aunque en Soledad ya no se autoricen permisos para la venta, la población seguirá teniendo acceso a una infinidad de cohetes artificiales, pero el axhorto del Ayuntamiento conurbado es que el Congreso haga la recomendación al resto de los municipios para sumarse a la prohibición, lo que en un largo plazo, se irán presentando los resultados.