En Mexquitic de Carmona, ¿felices los que se van o valientes los que llegan?

DESDE LA ESQUINA… 

 

El nuevo alcalde electo de Mexquitic de Carmona, Hilario Leal Quistian, dio muestra de los primeros enfrentamientos con la camarilla que actualmente sigue en el poder en la presidencia municipal, a cargo del antorchista mayor, Rafael Pérez Rojas. Se reunieron para tratar temas de la entrega-recepción, aunque ambos lucieron muy distantes y no se mostraron cordiales ni desafiantes.

Con cuatro fotografías que publicó en su cuenta de Facebook, Hilario se dijo estar con buen ánimo para arrebatarles el poder a la agrupación que deshizo y dañó la dignidad de los mexquitenses, a quienes tendrá la amplia oportunidad de auditar y revisar cada peso que gastaron que incluso, podría mandarlos a pisar la cárcel si lo quisiera, por todas las atrocidades que seguramente hallará en este proceso de recibir las arcas municipales. O en su defecto, Hilario podría hacerse de la vista gorda e ignorar las irregularidades y dejar que se vayan como «la fresca mañana» por el temor a sufrir represalias.

El próximo edil, representante de Movimiento Naranja, tiene enfrente la posibilidad de hacer pagar el saqueo al dinero de los mexquitenses, pero para eso se requiere valor y mucha rigidez, pero al parecer Hilario Leal Quistian llega sólo e indefenso a enfrentársele al antorchismo violento que rigió Mexquitic de Carmona y no ha de ser fácil estar en su lugar.

Aunque por otro lado, estar ahí y mostrar de que está hecho, no sólo le sumaría simpatía ciudadana, también se le adjudicarían conceptos de justicia y héroe.

Los Antorchistas no se quisieran ir, pero lo harán porque no hay opción, pero también se van felices por todo lo robado y construido a su favor, como casas, propiedades, camionetas y los bolsillos llenos de billetes.

El nuevo gobierno naranja, llega seguro de contar con el apoyo del pueblo, pero a una administración herida y sin fondos económicos, con reclamos y promesas de campaña que cumplir, que con el soporte financiero que reciben, podría llevarse más de 3 años en llevar a cabo lo acordado con las diferentes comunidades.

Veamos como se comportan ambos entes, el entrante y el saliente, y quien doblegó a quién, en los próximos días.