Carreras y Nava, cortados con la misma tijera: ignoran a los potosinos, en plena inundación

Algo que nuestras autoridades hacen bastante bien, además de declarar información positiva y dar “excelentes resultados en su desempeño”, en los medios de comunicación; es lucir sonrientes en eventos importantes y de trascendencia oficialista.

Portando siempre una pulcritud que en situaciones de contingencia, como la que estamos padeciendo los potosinos, por el caos pluvial, ni tiempo habría de cuidarse.

Tanto el Gobernador del Estado, Juan Manuel Carreras López, como el presidente municipal de la Capital, Xavier Nava Palacios, muestran, de nueva cuenta, su desinterés por el bienestar de los potosinos. Esto, al ser inmóviles ante las múltiples afectaciones que han dejado varados a miles de personas en la zona metropolitana, por la lluvia que alcanzó hasta 60 centímetros de altura en algunas zonas de la Capital.

Por otro lado, muestran gran entusiasmo al acudir a eventos de alta alcurnia, como lo fue la inauguración de la planta de elaboración de autos “BMW”, en pleno aguacero que dejaba abnegados y sin poder llegar a sus destinos, a una infinidad de ciudadanos, en toda la ciudad.

A este tipo de eventos, donde va gente de “la alta” siempre hacen acto de presencia, pero jamás – al menos en lo que va de su administración, de ambos – los veremos teniendo un primer contacto con la gente que sufre situaciones de riesgo. O siempre llegan días después de lo ocurrido o, mandan siempre a representantes, pero nunca dan la mano en el omento preciso del siniestro.

Y no es que porque tengan que ir, para eso hay gente y dependencias de reacción que deben auxiliar a la población de inmediato, pero ya se ha demostrado por parte de otros mandantes que si pueden estar en el lugar de los hechos, en primer momento, pero les falta voluntad y sensibilidad.

Los potosinos estamos “amolados” al tener representantes como Carreras López y Nava Palacios; por ser de cara y traje presentables, y de sentido ciudadano reprochable.

Tan solo hasta la mañana de este día, se reportaron más de 10 colonias totalmente afectadas, solo en la capital potosina. Árboles cayeron en la vía pública- que por fortuna, ninguno lesionó o causó daños-, conductores burlaron a los oficiales viales, que cayeron a la boca del lobo y quedaron varados, en medio del Río Santiago.

Existen unidades médicas tan necesarias en la capital, con inundaciones en el interior; hay evidencias de como los pacientes llegan descalzas para cruzar el “río” con el que son recibidos en la clínica 02 del IMSS, en la calle Cuauhtémoc. También hay otras pruebas de las malas condiciones en que se encuentra la clínica 45, también del IMSS.

Empleados que hoy no pudieron llegar a tiempo, a sus centros de trabajo, que tuvieron que desembolsar más de lo que normalmente pagan para trasladarse, afectando seriamente su economía familiar.
Personas viviendo entre agua sucia, dentro de sus casas; esas personas que dejaron de ir a trabajar, para dedicar el día a la limpieza de su domicilio.

En calles, en el pleno Centro Histórico, los autos elevándose, tal y como ocurrió en el municipio de Matehuala, por la corriente del agua que se acumuló en distintas zonas.

Así, pase lo que pase, a nuestras autoridades no les sorprenderá nada, sino hasta que lo padezcan en sus sofisticadas casas, en carne propia. Ahí, tal vez, se les pueda ver afectados… aunque lo dudamos.