(VIDEO) “El COVID nos comió”: relato desgarrador de agrupación “Los Rugar”, al morir dos integrantes

Totalmente consternado y sin poder contener el llanto, Chelin, el mayor de los hermanos, acordeonista y voz de la agrupación musical norteña Los Rugar, dio a conocer la muerte de su padre, Don Ruíz, quien era líder del grupo, después de “muchos días de lucha” hospitalizado, tras contagiarse de COVID-19. Momentos después, moriría otro de los integrantes, Tony, por la misma causa.

La historia es muy larga, contaba Chelin en una transmisión en Facebook en vivo, ayer a las 9:30 de la noche, sin saber que algunas horas después de dar a conocer el fallecimiento de su papá, moriría su hermano, quien también estaba grave siendo atendido por COVID-19.

Con lagrimas en los ojos, empezó diciendo “esta transmisión será de desahogo, de platica, sobre lo que está pasando con la pandemia. Ustedes que están sanos o que ya enfermaron y salieron de esta enfermedad, cuídense mucho, está enfermedad si está acabando”, expresaba. Al público, les pidió que si están sanos o que si están escépticos al virus, no lo tomen a la ligera y acudan a un doctor especializado.

El relato se agudizó más y se volvía desgarrador, cuando el  integrante de Los Rugar -originarios de Morelos-  comenzó a recordar a su papá, de quien dijo “Don Ruíz falleció, este día; mi papa era muy alegre, ustedes que lo alcanzaron a conocer, era muy alegre, sonriente, siempre andaba sonriendo, se emocionada mucho cuando la gente le pedía una canción, cuando la gente le aplaudía”, sollozaba.

Lamentó haberse confiando mucho del virus y creer que nunca les pasaría eso, de perder a un familiar tan cercano, por lo mortal que resulta ser el COVID, “nuestro error fue caer en el exceso de confianza, en los diagnósticos de los primeros doctores que nos atendieron, los cuales no fueron buenos y tampoco fue un tratamiento adecuado. Lo dejamos pasar, el virus avanzó en nosotros”.

Expresó, entrecortado, que el primero de la familia en presentar síntomas fue “El Morro”, como le dicen a otro de sus hermanos, pero no sabían que se trataba de la enfermedad letal, pensaron que era una simple gripe o un congestionamiento pasajero. Señala que ante la ignorancia, incluso fueron a trabajar y ofrecieron un concierto del lado de Michoacán, pero al no resistir el avance de la enfermedad y verlo muy mal, decidieron regresarlo en taxi desde una zona de Guanajuato hasta su casa, donde se recuperó favorablemente, sin embargo, “Morrito estuvo batallando, casi se nos moría, buscamos hospitales, pero un doctor, resucitó al Morrito el día 6 de enero”.

Después de él, siguió Don Ruiz. “El problema de Don Ruíz fue que hace dos años le había dado neumonía, de lo cual salió adelante y la edad, pero el avance del COVID, fue que el COVID nos comió, no recibimos un tratamiento adecuado y nos confiamos, cuando nos dimos cuenta, Morrito tenia neumonía, mi papá tenía neumonía, Antonio tiene ahorita neumonía”, seguía Chelín contando, sin evitar suspirar con los ojos mojados.

Aceptó haber desatendido las indicaciones de las autoridades, porque, cuenta, ellos veían como se morían familias enteras por esta enfermedad, “no piensas tu que te va a pasar a ti, no piensas que le va a pasar a tu familia, piensas como que a todos les va a pasar a todos, menos a ti. Error, nos pasó y falleció mi papá”.

Aunque también explicó un poco la situación que vivía su hermano Antonio -Tony-, bajista de la agrupación, quien estaba grave y con la mayor oxigenación y que sólo un milagro podía salvarlo; esta mañana, la agrupación confirmó su muerte, a unas horas de la de su padre.

No sólo fueron ellos tres quienes vivieron los estragos y la fuerza del COVID-19, también su hermano Omar, Juancho y su madre Doña Rosita, quienes salieron adelante y hoy están estables, brindándose el apoyo mutuo, aunque viviendo un duelo doble, por las recientes pérdidas. “Mi mamá está triste, pero está tratando de ser fuerte, porque no quiere ver a sus hijos mal”, dijo al momento de soltar lagrimas.

“Sépanlo, hay mucha gente que nos sigue, que nos aprecia […] les pido que se cuiden mucho, que se protejan, que se desinfecten, si tienen algún síntoma no lo dejen pasar, si empiezan con tos, poquita fiebre, vayan al doctor, pero no con cualquier doctor”, indicaba, pues al confiar en doctores que mal diagnostican, pueden vivir lo que él y su familia han llamado una pesadilla: confiarse y dejar avanzar al COVID-19 en sus cuerpos, hasta morir.

Al final de su transmisión, Chelin agradeció las muestras de cariño, la ayuda para conseguir de oxígeno y el apoyo de fans y amigos músicos de muchas parte de la Republica, así como de otros países.