(GALERÍA) A pesar de los riesgos y reclamos de mis padres, no pienso dejar el ciclismo: Maricruz, ciclista de montaña

Con 5 años desenvolviéndose en uno de los deportes que claman mayor interés de las autoridades, en San Luis Potosí, Maricruz Méndez Montiel –de 28 años de edad- se dice satisfecha de haber logrado pisar el pódium en segundo lugar, en el Reto Aquismón, en días recientes.

Mari, descubrió el gusto por la bicicleta cuando comenzó a usar una, por necesidad y como medio de transporte, en Peotillos, comunidad en el municipio de Villa Hidalgo.

Poco a poco y por una invitación de una persona allegada, fue como asistió a la primera rodada urbana en el Jardín de Tequis, ahí supo que rodar una bicicleta sería su pasatiempo favorito.

Después supo que el deporte en ciclismo se desarrolla en diversos ambientes, como el conocido como de Montaña, donde se tiene contacto con la naturaleza y aunque pareciera ser más riesgoso, es igual de peligrosos que el de pista.

Desde entonces, y desde los 23 años, Maricruz ha llevado un entrenamiento personal, acorde a sus tiempos y de manera individual. Sale por la tardes o por las mañanas, según su agenda del día y practica en lugares cercanos a la ciudad, donde no pueda correr gran peligro.

Aunque sus padres han ido aceptado su afición por la bicicleta y a pesar de que le han reiterado que la venda, ella ha insistido: seguirá practicando la pedaleada, hasta que las circunstancias se lo permitan.

Maricruz insiste en que San Luis Potosí tiene verdaderos talento del ciclismo, pero hasta ahora no ha sido un deporte que genere economía y comercialización como el fútbol  basquetbol, por lo que los que gustan de pedalear se encuentran muchas veces con la cerrazón de los gobiernos, para impulsar con maratones, eventos y espacios designados para llevar a cabo rodadas.

No obstante, el esfuerzo de los pocos organizadores y participantes en eventos de ciclismo han generado auge entre sí y les ha sido posible realizar maratones regionales, como el más reciente en el municipio de Aquismón, donde se presentaron cerca de mil ciclistas de diversas partes del país, y en el cual, Maricruz ganó el segundo lugar en la categoría femenil.

Recientemente sufrió una lesión que la tuvo imposibilitada de practicar por más de un mes, y aunque sabe que le costó obtenerse y no poder realizar sus actividades diarias, también es consciente de que deporte –como todos- tiene sus riesgos.

Asegura que desea seguir preparándose y disciplinarse en la práctica, para desarrollar mayor capacidad de fuerza y ser partícipe de otras rodadas estatales, pues desea destacar en el ámbito regional.

Sobre la participación de las mujeres en este deporte, expresó que si la hay y es bien recibida por los varones, ya que al ser un deporte rudo y expuesto a accidentes, sí hay mujeres talentosas y fuertes que han destacado. “Mis papás esperaban verme en casa, no quiero decir que este deporte no sea para mujeres, al contrario, hay mujeres muy fuertes y las admiro».

Al inicio, le costó bastante entender mi gusto por desarrollar este deporte, por las posibilidades de accidentes, no querían que anduviera en el cero, pero con el tiempo se convencieron de que es algo que realmente que me gusta y que si pienso seguir. En cada caída me dicen que si seguiré en esto, que venda la bicicleta mejor, pero como en todo, hay riesgos y pienso seguir hasta donde se pueda, finalizó.