Tamales de Minions, napolitanos, unicornios o pitufos, solo en «Tamale Mio»

A propósito del Día de la Candelaria, fecha en que es representativo comer tamales y atole, según la tradición que dice que a quien le salga un muñequito en la Rosca de Reyes el 6 de enero, debe comprar tamales para todos aquellos que participaron el partida de Rosa, existe un lugar en donde preparan y venden los tamales más peculiares.

Tamale Mio, es un lugar de comida ubicado en el Ciudad de México, el cual tiene 3 años desde que nació, a cargo de Omar Baraga, quien señala que la intención es cocinar tamales diferentes y con un estilo único.

Aquí, los comensales pueden disfrutar de una infinidad de sabores y colores en los tamales, debido a que cada tamal intenta parecerse a conocidos personas fantásticos o de famosas películas. Tal es el caso del tamal «Pitufo», el cual tiene un sabor a mora azul, esta completamente azul y encima, una mermelada de mora azul lo acompaña.

El tamal «Unicornio» es de sabor fresa, frambuesa, y mora azul, “se me ocurrió por el boom de los unicornios por que no hacer un tamal de unicornio y que el tamal fuera algo que estuviera a la moda”, dijo Omar. También está la versión dark: “el tamal de venom es de chocolate blanco con chocolate oscuro es como hacer la parte dark, oscura del unicornio”.

Otro de los tamales característicos y con mayor aceptación es el Tamal Napolitano, creado con sabor a chocolate, fresa y vainilla, con relleno de chocolate. Es uno de los más complicados de hacer, sobre todo por la complejidad de sus compuestos.

Otros más de estos únicos tamales, y de los más ovacionados, son también los ¡tamales Minion´s y el Snoppy!. Todos con una combinación única de sabores, llenos de creatividad y mucha energía.

Omar, cuenta que además de estos peculiares alimentos, vende tamales tradiconales de verde, rajas, mole, fresa, chocolate o frijoles, Incluso, en Tamale Mio, ubicados en Cerrada Mercaderes, en Insurgentes, se puede encontrar otro tipo de alimentos, que van desde chilaquiles, burritos bañados en salsas y esquites; en cuestión de bebidas, hay atoles de amareto, cajeta, cereza, chocolate, menta y nuez. Todo ha llamado la atención.