Muere Karl Lagerfeld, legendario diseñador de moda en el mundo

Karl Lagerfeld originario de Hamburgo, Alemania, uno de los diseñadores más importantes del mundo,  falleció el pasado martes, en Parí,  a los 85 años.

Karl era director de Chanel desde 1983, aún no se tiene con detalle los motivos de su deceso, el cual ocurrió en el Hospital Americano de Neuilly-sur-Seine, París. Los únicos detalles que se tienen es que el lunes por la noche ingresó de urgencia a dicho hospital.

Este icono de la moda pertenece al la generación de un grupo de altos diseñadores como lo fueron Saint Laurent, Givenchy o Alaïa, a la cual ya solo sobrevive Valentino Garavani.

Lagerfeld comenzó viendo los negocios de su padre como empresario con la importación de leche condensada, pero decidió alejarse de todo este mundo empresarial para dar paso a lo que sería su pasión por la moda en lo cual tuvo que ver su madre quien ya había vendido lencería, desde pequeño decidió vestir excéntrico para su época.

Es así como a los 19 años llega a París convencido de triunfar en la moda. Lagerfeld formó parte de la generación que impulsó la decisiva transición de la alta costura al prêt-à-porter. Fendi, también fue una de las empresas romanas para la que siguió trabajando hasta su muerte.

Los hermanos Wertheimer, propietarios de Chanel, acuden a Lagerfeld en 1982 para proponerle un fabuloso contrato de un millón de dólares anuales, con el objetivo de reflotar una vieja marca. En cuestión de meses, Lagerfeld logró darle un giro a esta propuesta y hacer esta marca una de las más famosas en la moda, vistio a la modelo Inès de la Fressange, que se convertirá en su principal embajadora, pero también a Carolina de Mónaco.

Fue así como Lagerfeld se convirtió en todo un director artístico de la moda quien lograba convertir una marca en toda una joya de la moda en el mundo. Inventó los desfiles espectaculares de Chanel.

Un modisto que tenía un sello muy particular en su forma de vestir; traje negro, camisa blanca, cola de caballo y gafas oscuras. En fin hizo ganar millones de euros al año para las marcas que trabajó, tan solo haciendo uso de su conocimiento y su pasión por la moda.